Bienvenidos a la web del Museo de Tudela

Desde la galería Este del claustro románico se accede a la Capilla de San Dionís, construcción mudéjar fechada en los siglos XIV y XV.

El valor y la importancia de este espacio trascienden los muros de la Catedral y de la ciudad.

El Rey Teobaldo I de Navarra funda una Real Cofradía encomendada a este Santo de gran predicamento en suelo francés y es trasladada al reino de Navarra, a esta Colegiata  de Tudela, por su hijo Teobaldo II. El aumento de los cofrades provoco la necesidad de configurar un nuevo espacio para el culto. Por esta razón, en 1418 el Cabildo Colegial autoriza la construcción de la capilla.

Lamentablemente no se conoce el paradero del ajuar y del mobiliario litúrgico de los primeros siglos. Pero gracias al laborioso empeño de la limpieza del artesonado se ha podido recuperar una parte importante de la policromía mudéjar que nos permite hacernos una idea en cierta medida el aspecto original de su construcción.

Uno de los momentos de mayor esplendor de la capilla se da a comienzos del siglo XVII, cuando las Cortes de Navarra nombran simbólicamente al antiguo reino patrono de la Cofradía. Es en este siglo cuando se realiza el retablo barroco que alberga el magnífico busto relicario de San Diónis. Se puede admirar el escudo de Navarra en varios detalles de esta obra de arte, la parte superior del retablo y la parte trasera de la capa que porta el santo.